Un parque lleno de monstruos

PIN

Existe en Italia un parque donde hay que ir con precaución, porque está lleno de monstruos horripilantes, enormes y poderosos. El Sacro Bosco de Bomarzo, está situado en la localidad de Bormazo (Viterbo) y si, está habitado por monstruos, de ahí que lo denominen el Parco dei Mostri. Pero no nos llevemos a engaño, son monstruos inofensivos que se dejan fotografiar y esperan la visita de cientos de visitantes a diario. Son monstruos de piedra que guardan un gran secreto.

El 1547 Pier Francesco Orsini, conocido como “Vicino“, mandó a Pirro Ligorio (conocido por terminar la obra de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina) la construcción de éste parque, diseñado por él mismo basándose en la mitología e inspirándose en el amor de su esposa.

Tras varios años de construcción y diseño, tallando la roca allí donde estuviera, sin seguir ningún tipo de orden establecido, se terminó el parque al cual bautizó como “Villa de las maravillas“. Orsini era un hombre sumido en el dolor físico ya que padecía cojera y una joroba, producidas por su participación en varias batallas como capitán de tropas mercenarias.

El diseño del jardín es totalmente laberíntico y con escalas fuera de lugar, creando así un mundo distorsionado quedando fuera de lugar lo que está establecido como normal. Parece un intento de Orsini de romper con las propias leyes de la naturaleza.

Los investigadores aseguran que el parque se construyó en tres fases:

De 1548 a 1552 se construyeron el teatro D’Amore y la plaza con surtidores.
En 1558 tras las bases de la primera fase, se dispuso la fuente del barco, la fuente de Pegaso , el estanque de peces y el lago artificial.

En 1580 aproximadamente, se trazó la plaza superior y los jarrones, la plaza de Perséfone y el tempietto. Finalmente se crearon los monstruos que no siempre fueron tan grises. En la etapa final de la vida de Orsini, mandó pintarlos de colores alegres.

Tras la muerte de su esposa, Giulia Farnese en 1572, Orsini se sume en una profunda tristeza y el parque se convierte en una obra enteramente dedicada a su memoria. En 1583 “Vicino” muere y el parque queda abandonado, ya que los descendientes de éste lo consideran una obra de la locura y con los años queda cubierto por la vegetación y “desparace” casi por completo.

En 1954 Giovanni Bettini, encontró por casualidad una de las rocas talladas y la desenterró hasta hallar una de las enormes figuras. Según iba limpiando, se abría paso en el enorme parque, encontrando cada vez más figuras monstruosas. Él mismo se encargó de restaurarlo.

Actualmente su tumba y la de Tina Severi se encuentran en el memorial de la esposa de Orsini: El Templo de la Eternidad, un edificio octogonal con mezcla de estilo Renacentista y género Etrusco, en lo más alto del jardín.

Existen muchas interpretaciones para cada una de las estatuas (monstruos) que se pueden encontrar a lo largo de la visita. Para visitar el parque, se comienza la visita del modo contrario al que se supone que Orsini lo diseñó.

La Casa de la Distorsión, construida intencionadamente inclinada hace sentir a quien entra en ella, sensación de pérdida de equilibrio e incluso mareo.
El parque según Emanuela Kretzulesco-Quaranta:

Los jardines del sueño, Polifilo y la mística del Renacimiento es un libro, resultado de las investigaciones de Emanuela Kretzulesco-Quaranta sobre otro libro: Sueño de Polífilo (Hypnerotomachia Poliphili) escrito en 1467 por Francesco Colonna.

En éste libro, Emanuela escribe un capítulo dedicado al Bosque Sagrado o Bosque de Bormazo, describiéndolo así: (resúmen)

EL príncipe alquimista que imaginó estos jardines había sufrido una pena de amor: su primera mujer, Giulia Farnesio, murió joven. Esta prueba orientó el ingenio de Vicino Orsini, duque de Bomarzo, hacia la meditación de los últimos fines, el esoterismo y los experimentos alquímicos. Los jardines llamados “de los monstruos” no podían por menos de describir un auténtico camino iniciático.

El dolor causado por la desaparición de su amada inspiró al esposo la conmemoración de su amor en este vallejo, al pie de la colina de Bomarzo, la antigua Polimartium, donde se alzaba el castillo de los Orsini. Las esculturas que lo adornan son conocidas como los “Monstruos de Bomarzo”, […] Estos monstra son, en efecto, cosas dignas de verse, dignas de mostrar al público. Para asombrarle y obligarle a reflexionar sobre las abstracciones de las que son expresión, han asumido formas extrañas, capaces de forzar la atención del espectador.

De este modo, las estatuas forman en su conjunto un espectáculo asombroso, ilustración de un auténtico cuento de hadas barroco. […] El “Bosque Sagrado” es un jardín del amor “verdadero”, el amor que es “más fuerte que la muerte”.

LAS ESFINGES: Dos esfinges vigilan la entrada del jardín, que está situadoen una pendiente (verdadera “colina inspirada”) que alegran fuentes. Uno de los graciosos rostros de estos leones ginocéfalos podría ser el retrato de Giulia, la bella desaparecida. Las esfinges son portadoras de enigmas. Desde la entrada habrá que estar atentos a sus advertencias. En el pedestal de una se puede leer: “Tu ch’entri qui con mente parte a parteet dimmi poi se tante maraviglie sien fatte jper inganno o pour per arte” (Tú que aquí entras con la idea de verlo de parte a parte, dime luego si tantas maravillas se han hecho por engaño o bien por arte). En el pedestal de la otra esfinge leemos: “Chi con cigllia inacarte et labra strette non va per questo loco manco ammira le famose del mondo molil sette” (Quien no va por este lugar con las cejas enarcadas y los labios apretados, tampoco sabrá admirar las famosas siete maravillas del mundo).

EL MONUMENTO DE LA TRIPLE LUZ: Todo cuanto está arriba es como lo que está abajo; todo cuanto está abajo es como lo que está arriba…”, dice la Tabla Esmeralda de los alquimistas. El Dios Uno en Tres es el modelo de los universos que Él Cabeza de Proteo y sobre ella el globo terráqueoha creado. El número “Tres” los gobierna. Aquí, ante el edificio que se presenta a la vista del espectador, se le pone en presencia de una trilogía a la gloria del “Tres”, número de la Trinidad. Los tres universos -el de los abismos de la Luz negra, el de las constelaciones que emanan de la Luz Blanca y el de la Luz increada en la dimensión divina- están representados, respectivamente, por una gran boca infernal, un astrolabio que simboliza el conjunto de constelaciones y, por último, dominando todo, un fortín compuesto por cinco torres -una de ellas encima de las demás-, símbolo de la Ciudad de Dios, la Jerusalen celeste, bañada por la Luz increada. La gran boca infernal que se abre ante el paseante, al final de la avenida de las Termas, tiene un modelo jemer que se puede encontrar normalmente, incluso en el museo Guimet […]. La máscara se encuentra bajo el astrolabio y el fortín. El escudo de los Medicis orna la frente del “monstruo” […]

LOS AMANTES DE BORMAZO. EL LABERINTO DESAPARECIDO Y EL TEMPLO DEL AMOR: […]Loco de amor “verdadero”, Vicino quiso eternizar el “loco amor”, esa pasión que saca al hombre de su piel (como a Marsias) y le proyecta en laTemplo eternidad. No vacila ante la más ardua empresa que su imaginación es capaz de proponerle: crear la octava maravilla del mundo. […] Después de haber contemplado el monumento a la “Triple Luz”, el paseante de Bomarzo, volviendo sobre sus pasos, se sumía (en la época de Vicino Orsini) en un laberinto de seto esculpido, a la salida del cual se hallaba ante un pequeño templo dedicado al Amor que, afortunadamente, todavía existe. […] El arquitecto Vignola hizo de este pequeño templo un modelo de perfección mediante el Número de Oro y la Divina Proporción. Una calavera y dos tibias cruzadas recuerdan a la entrada que la amada espera a su señor más allá de la “puerta estrecha” que conduce a “la plena luz del día”. El frontón recuerda al del Serapeum de Éfeso, construido por orden de Adriano.

LA GIGANTOMAQUIA: […] El mito de la Gigantomaquia (el combate de gigantes) esconde el relato geológico referente a Giganteslos orígenes del planeta. Es, además, el primer objeto de estudio del alquimista, como lo asegura el alquimista santo Tomás de Aquino. […] Aquí, en Bomarzo, el brutal gigante descuartizando a un andrógino podría representar la montaña que separa en dos partes una llanura, en el curso de una convulsión telúrica. Vemos ahí un recuerdo de los montes surgiendo del magma primordial y separando la tierra de las aguas. Como las piernas del andrógino, los cursos de los ríos se dividen brutalmente por nuevas formas rocosas, provocadas por erupciones. Un busto de Pan, erigido sobre un pedestal, nos informa de que aquí comienza un itinerario filosófico y poético.

LA FAMA AVANZA HACIA LA BALLENA SOBRE LA TORTUGA GIGANTE: Ya que se trata, para el peregrino de Bomarzo, de meditar sobre las condiciones de vida necesarias para conseguir dominio del destino, contemplará, tras laTortuga Gigantomaquia, una tortuga gigante rematada por un globo encima del cual se mantiene en equilibrio una joven idealmente bella. Con los brazos levantados debía sostener la trompeta de fama. Si la tortuga representa la Tierra, la victoriosa ninfa Niké, que establece un vínculo religioso entre el globo terráqueo y el Sol divino, podría ser el símbolo del Anima Mundi velando por el destino de la Tierra durante el viaje de ésta hacia el Tiempo. Su trompeta proclama, al final de los tiempos, el cumplimiento de su destino. La tortuga, en efecto, avanza lenta pero inexorablemente hacia la boca abierta de una enorme ballena. La ballena de Jonás era un símbolo de la muerte, del tiempo que todo lo traga, y de la resurrección al tercer día. […] Hagamos notar que la tortuga portadora de una estela existe en China. Representa la Tierra unida al Cielo por el eje cósmico. Aquí se proclama el destino final: al final de los tiempos, la victoria sobre la muerte estará asegurada por la resurrección.

UNA HARPÍA CON COLA DE PEZ: Encaramada sobre una terraza ajardinada, representa el elemento marino, la sal amarga necesaria para cualquier tipo de vida en la Tierra. Frente la Harpía encontramos

UNA SIRENA BÍFIDA Y UNA PAREJA DE LEONES: Éste grupo recoge el tema de las fuerzas que presiden la eclosión de la vida en la tierra empapada de agua. Estas fuerzas, tradicionalmente, se representan con una máscara de león que vierte el agua de las fuentes. Son las que antiguamente invocaban las jóvenes novias cuando se bañaban, la víspera de la boda, en el nacimiento de un río, pronunciando la invocación sacramental: “Fecunda, pare, re-pare”. Aquí, el grupo de laSirena bífida y dos leones sirena y los leones representan la fertilidad de la tierra irrigada. El elemento acuático está simbolizado por la sirena, que vive en el agua; la fuerza del fuego solar, por los leones. La pareja de leones con las cabezas divergentes es la representación mitológica de la energía cuya acción se traduce en la circulación del fluido vital por la savia de las plantas. Una energía bipolar, como la electricidad. Recordemos que Adriano situó una sirena bífida en el frontón del Serapeum que erigió en Efeso, que Colonna (¿descendientes de los julii?) adoptaron el emblema y que se encuentra en El sueño de Polifilo.

EL OSO HERÁLDICO DE LOS ORSINI: EL oso, de pie, ofrece al peregrino la rosa, símbolo de la perfección de las estructuras celestes como Dante las evoca en su visión del Paraíso. Con esta promesa de felicidad, el visitante de Bomarzo (en tiempos del duque Vicino) podía sumergirse en el agua purificadora de un estanque rodeado de Bellotas y de Piñas esculpidas en la piedra. Purificado gracias a las abluciones, el visitante podía esperar “la apertura” de su cerebro a los asuntos del espíritu. La Piña representaba, para los humanistas, la glándula pineal, órgano encargado de las funciones de contacto entre lo visible y lo invisible. […] Los “hijos del oso”, como se llamaba a los Orsini, eran, ciertamente, “amantes de la Sabiduría” cuando el jardín de Bomarzo fue concebido y realizado.

CERBERO O EL DESCENSO A LOS INFIERNOS: El perro infernal de tres cabezas es el guardián de un sendero que conduceCerbero a la Boca de la verdad; obligaba al peregrino 8fortalecido por su bautismo, con el alma dispuesta a experiencias metafísicas) a meditar sobre los últimos fines.

LA GRUTA O BOCA DE LA VERDAD: “Ogni pensier vola” (Todo pensamiento vuela). Ésta es la inscripción que se lee, grabada en el labio superior de la enorme boca abierta en lo alto de un pedestal en escalones, dispuesta (se diría) a engullir al peregrino que hubiera osado grabarlas. A la salida de la gruta, que le habrá ofrecido el medio de nacer de nuevo por un retorno a la matriz (regressus ad uterum), el visitante de Bomarzo se verá deslumbrado a la vez por el sol y por las alegorías de “otra” realidad. Más adelante se ofrecerán a su vista. Ariadna dormida le ofrece al visitante el hilo. En sueños se hará patente el vínculo existente entre el mundo visible y el invisible. Omnia human nisi somnium esse, docet Poliphilus.

EL ELEFANTE REMATADO EN UNA TORRE: Éste monumento recuerda tanto al Elefente portando un obelisco de Polifilo como a innumerables elefantes indios portadores de palanquines. Aquí la Turris Sapientae sustituye al obelisco. El “maestro en pensar” está encaramado al craneo del animal (“aufer caput”, decía Polifilo). El elefante levanta con la trompa al neófito vestido con túnica y con la coraza de “combatiente” (por amor a la Sabiduría…). Apartado del suelo, este nuevo Polifilo tendrá un lugar en la torre, donde podrá meditar sobre las enseñanzas del maestro; en especial, sobre las relativas a la futura resurrección.

BONA DEA O MATER MATUTA: Ésta imponente representación de la fecundidad en el reino vegetal ofrece al neófito unaMadre Natura inmersión en “las aguas de la vida”. Le ayudan efebos con alas de libélula adornados de “medallones” Médicis. La exuberancia de los dones de la Providencia ofrece al adepto un flujo vital renovado, cuando se produce el renacimiento de la vida en la naturaleza, en pimavera. El hilo de Ariadna permitirá al visitante encontrar el camino del jardín secreto de la Fuente de Vida, cuando haya vencido al dragón. Ariadna dormida sueña el itinerario que acaba allí donde el dragón defiende el enclave de Venus.

EL DRAGÓN HACIENDO FRENTE A UNA FIERA: El guardián defiende la entrada de los lugares consagrados a la Fons Vitae contra los asaltos de las fuerzas impuras que representa la loba. En sus alas las “medias lunas” de los Piccolomini son un homenaje al humanista Pío II.

LA FUENTE DE NEPTUNO: Cuando haya cruzado (idealmente) el mar, el peregrino desembarcará en la isla de Citera, donde se halla la fuente. Neptuno guarda la fuente que le está consagrada . Vigila sobre ella, como un perro guardián, un gran delfín con la boca abierta. Jarrones cubiertos de inscripciones nos proporcionan el pensamiento de Vicino Orsini relativo a “Los Trabajos y los Días” de la vida. El Cantharus -vas electionis- representa el Grial, la copa dionisiaca y la embriaguez de quien beba en la fuente de la sangre divina.

LA TORRE DE MEDITACIONES: Actualmente inclinada y a punto de hundirse, esta casa cuadrada parece haber estado destinada antes a la lectura y la meditación a la fresca sombra de los árboles. Una inscripción atestigua que el cardenal Madruzzo amó este sitio de retiro; junto con sus amigos Gambara y Farnesio, uno procedente de Bagnia y el otro de Caprarola, visitaba con frecuencia al duque de Bomarzo, en su “Bosqueligorio1-1 sagrado”. Los tres cardenales habían recuperado, en el siglo XVI, las ideas y las investigaciones de los papas humanistas del XV, Nicolás V y Pío II; así como las de la tríada de cardenales “ilustrados”: Nicolás de Cusa, Prospero Colonna y el griego Bessarión, fundador de la Biblioteca de San Marcos de Venecia. El hilo de Ariadna de las “Luces” nunca se había roto en la iglesia. En el año 1000 lo tenía Gerbert d’Aurillac, que había estudiado en España entre los árabes. Sin embargo, en el siglo XVI la tensión entre los representantes de las “Luces” y representantes de los “inquisidores oscurantistas” era tan fuerte que más de quinientos italianos fueron quemados a causa de sus ideas “heréticas”; sus nombre -ignorados por el público- sólo constan en las actas de los procesos. La complejidad de los problemas planteados por los “herejes italianos” del siglo XVI, a menudo dispersos por Suiza, Inglaterra, Holanda y Polonia, está minuciosamente consignada en la obra de Delio Cantimori Eretici italiani del Cinquecento. Respecto al duque de Bomarzo, hubo una investigación llevada a cabo bajo la dirección de los cardenales “reaccionarios” Scipione y Ottaviano Santacroce. Pero la investigación se archivó, gracias a las protecciones de que gozaba Vicino Orsini en el seno de la Curia por parte de los partidarios de las “Luces”. Fue forzoso reconocerle la calidad de “sincero cristiano”, de lo que da prueba, por otro lado, la hermosísima capilla de Santa María della Valle que erigió cerca del pueblo.

LA CAVERNA DE LAS NINFAS: Cinco encantadoras niñas representan los Cinco Sentidos que Polifilo había encontrado a la salida del templo de la Fortuna. Se las ve aquí en nichos, llevando las señales de los Sentidos que representan: el espejo para la Vista, el jarrón para el Olfato, un racimo de uvas para el Gusto… Desgraciadamente, están mutiladas y sólo se pueden adivinar los emblemas que llevaban. Una inscripción medio borrada advierte al peregrino de lo que aún tiene que entender: “L’antro, la fontane, il li (¿bro?) d’ogni oscuro pensier g…” (?). (La caverna, la fuente, el libro [liberarán a quien los conce] de todo oscuro pensamiento].Ya dueño de sus cinco sentidos, el peregrino queda liberado de los pensadores “oscuros” a los que están abocados quienes son sus esclavos. Esclavos como los que Platón describe en su pasaje relativo a la Caverna.

LAS TRES GRACIAS: En un nicho invadido por la hiedra se ve a las Cárites enlazadas entre sí. El murmullo de un arroyo en el bajo bosque recuerda el sentido del mito de las Charis dada, recibida, devuelta: el fluido divino del que son portadoras las tres Hermanas.

AFRODITA O LA FONS VITAE: Versión de la Fons Vitae en la Hypnerotomachia Poliphili. HE aquí, por último, a Afrodita1_hypnero1 defendida por un dragón que ella domina. Sostiene en las manos, en ademán de ofrenda, una concha cuya perla -representa a la vez el germen de la vida y la “verdadera” doctrina referente a la eclosión de ésta- era antiguamente el punto de partida de un “chorro de agua viva”. Recordando un versículo bíblico, el “agua viva” brota de sus senos. La misteriosa sonrisa dela estatua es una promesa de felicidad. Si la fuente no estuviese seca, con sólo beber esta agua uno se sentiría ligero y feliz… Tan ligero y feliz como un pájaro que vuela en remolino hacia el cielo, por encima del castillo de ese visionario que fue Vicino Orsini.Un unicornio mutilado, tendido en el prado, representa el “reposo de peregrino” al término del “Combate por amor a la Sabiduría”.Una estela invertida nos informa de que el prícipe Vicino Orsini terminó este jardín en el año 1552. Yque lo creó “para dar libre curso a su corazón”: “Sol per sfogar il core“.