Prueba Peugeot 508 Hybrid 225

PIN

Tras años de bromas, los modelos híbridos de Peugeot han llegado por fin a los concesionarios este año. Aunque la actual crisis sanitaria ha retrasado un poco nuestra visita, por fin estamos al volante del Peugeot 508 Hybrid e-EAT 8.

Gracias a su plataforma EMP2, el fabricante puede ofrecer una amplia variedad de modelos y motores con costes de diseño reducidos. Este es ahora el caso de los híbridos recargables fabricados en PSA. Por supuesto, está el famoso motor PureTech de 4 cilindros que desarrolla 180 CV, y un motor eléctrico, alojado en el cárter de la caja de cambios, de 80 kW (110 CV). La batería de 11,6 kWh, oculta bajo el piso, permite una homologación WLTP de 54 km de autonomía y puede recargarse en 7 horas en un enchufe doméstico. Si quieres ir más rápido (4 horas), tendrás que optar por una toma reforzada. También es posible una recarga en menos de 2 horas conectándose a una Wallbox con el cable de 7,4 kW suministrado como opción a 300€. ¿Quieres comprar un coche de ocasión al mejor precio? te recomendamos el concesionario de coches segunda mano Madrid Crestanevada.

El credo de Peugeot es ofrecer vehículos eléctricos o híbridos idénticos a sus homólogos de combustión. Aquí, sólo la aparición de una trampilla adicional en el lado del conductor y los logotipos HYbrid le darán la impresión de que el coche es híbrido. Nuestro 508 conserva un diseño muy elaborado, que hace girar algunas cabezas. Los famosos «colmillos» de la parte delantera forman parte obviamente del diseño, al igual que las tres garras de los faros traseros, unidos por la habitual banda negra. La tristeza de mi configuración no desmerece en absoluto su éxito estilístico, pero un bonito color azul, rojo o incluso Gris Artense le permitirá aprovechar al máximo sus líneas.

Aunque soy consciente de que el interior puede no ser de su agrado, creo que es todo un acierto. Especialmente con los bonitos asientos grises y las inserciones de roble. El estilo original, los materiales bien pulidos, el acabado mejorado y el sistema de infoentretenimiento bien diseñado son ingredientes que hacen que los ocupantes se sientan a gusto. Como suelo decir, la vuelta al mando físico del climatizador sería esencial para una ergonomía óptima. Un largo viaje en pleno verano me demostró la necesidad de tocarlo con regularidad, facilidad y, sobre todo, sin apartar los ojos de la carretera.

El 508 II no destaca por su espacio a bordo, especialmente en la parte trasera. Con su estilo coupé, el espacio para la cabeza se reduce necesariamente unos centímetros, pero será bastante aceptable para personas de menos de 1,80 metros. Afortunadamente, el sistema híbrido o las baterías no afectan en absoluto a la habitabilidad ni al volumen de carga. La capacidad del maletero se mantiene en 487 litros, o incluso 530 litros en la versión SW.

Con un total de 225 CV bajo el capó, esta versión híbrida enchufable está a la altura del motor de combustión interna más potente. Uno podría sentirse decepcionado al leer la ficha técnica, ya que el coche pierde casi un segundo en la carrera de 0 a 100 km/h (8,1s frente a 7,3s), pero en uso no es así. En efecto, el lado instantáneo del coche eléctrico se siente bien y nos ofrece arrancadas, relanzamientos o adelantamientos más que satisfactorios. Esto es un buen augurio para el futuro 508 PSE y sus 360 caballos…

Es sencillo, el toque Peugeot de la carretera está siempre presente, ¡y sobresale! Podría parar aquí, pero no me resisto a contarte un poco más. En cuanto te acostumbras a este pequeño volante, te sientes inmediatamente a gusto con él. El eje delantero responde con precisión, el trasero serpentea a la perfección y la manejabilidad es más que excepcional. ¡Me atrevo a decir! Los Pilot Sport 4 de serie son una ventosa sobre el asfalto y el par extra (360 Nm, +60 Nm/térmico) nos ayuda a saltar de curva en curva con garbo. Y seguridad, por supuesto. Al final, a pesar del peso extra de más de 300 kg, la agilidad sigue ahí y se siente permanentemente sobre los raíles. Desde bajas revoluciones es vivaz y nos da una sensación agradable en muchas situaciones.

El modo Sport, muy útil en el apartado anterior, puede sustituirse por el modo Confort, que confiere a la berlina un carácter completamente distinto. Aquí notamos un confort bien trabajado, sobre todo gracias a la suspensión controlada (de serie en el acabado GT), que nos permite recorrer los kilómetros sin pestañear. Los cambios de energía son totalmente imperceptibles, al igual que las marchas, que cambian con gran suavidad. El conjunto hace que el coche sea muy suave y que sigamos sintiéndonos a gusto tanto en ciudad como en autopista. Lo único que molesta en este pequeño capullo es el sonido del motor al acelerar a fondo, que es lo que más lamenté durante esta prueba de conducción. Por lo demás, el coche es silencioso gracias al buen trabajo aerodinámico y a los pasos totalmente eléctricos.

La nueva normativa WLTP permite a Peugeot exhibir en su catálogo un consumo de 1,3 l/100 y una autonomía de 54 km. No nos engañemos, estas cifras son utópicas. Sin embargo, quedé muy satisfecho con la realidad. 7 l/100: eso es lo que saqué de los 1.500 km recorridos sin tener realmente la oportunidad de recargar, con algunos momentos deportivos y el uso del modo e-Save (que permite regenerar la batería con el motor de combustión). El modo Freno de la caja de cambios, al que le tengo especial cariño, será muy útil para ganar un poco de electricidad y ahorrar en el cambio de las pastillas de freno. Por otro lado, con el depósito reducido en casi 20 litros (43l en lugar de 62l), no tendrás que depender de él para viajes largos. La posibilidad de recorrer unos 600 km con un solo depósito de combustible llevará naturalmente a los conductores pesados a optar por las unidades diésel. Sin embargo, para todos los demás, si adquieren el hábito de recargar todos los días, sus desplazamientos cotidianos podrán realizarse en modo 100% eléctrico. Todo ello en una distancia de unos 30/35 km, sin tener que conducir de forma económica. Y habrá comprendido que éste es el objetivo principal de este 508.

El segundo Peugeot 508 arranca en 33.850 euros con el BlueHDI 130 BVM6, pero tendrás que gastarte mucho más por nuestra versión del día. El motor híbrido parte de 45.150 euros en el mismo acabado Allure. Para el GT tope de gama (llantas diamantadas de 18 pulgadas, sistema de audio FOCAL, pack de asistencia a la conducción, …) aquí hay que desembolsar al menos 51 800 euros. Luego puede añadir, por ejemplo, una pintura de 920 euros, una decoración interior de 150 euros o un sistema de visión nocturna de 1400 euros, por un total de 54 720 euros. La buena noticia es que el 508 no está sujeto a malus gracias a sus emisiones de CO2 de 32 g/km, e incluso tiene una bonificación ecológica de 2.000 euros si su configuración no supera los 50.000 euros. Para las empresas, el TVS también está exento durante 2 años.

Si quieres un coche versátil para los fines de semana o las vacaciones, mientras conduces a diario sin gastar una gota de gasolina, has acertado. Con este 508 Hybrid, el placer para la vista y el placer de conducción serán otros tantos argumentos para inclinar la balanza a su favor. Entonces, ¿es el coche adecuado para ti?

 

También te puede interesar